Los transportistas navarros rechazan las limitaciones de tráfico en el puerto de Belate

Aseguran que estas medidas agravarán “de una manera considerable el estrés de todos los conductores que circulen por la zona, en tanto que es previsible que se produzca un efecto “embudo”, como consecuencia del que, probablemente, puedan llegar a producirse retrasos en los desplazamientos del orden de los 15-20 minutos”

Los transportistas de Navarra, englobados en las asociaciones Tradisna y ANET, han emitido este viernes un comunicado conjunto en el que rechazan las limitaciones de tráfico propuestas para el puerto de Belate mientras duren las obras de los túneles de Belate y Almandoz en la N-121-A.

Consideran en este sentido que “pudiera resultar ciertamente caótica la intervención de los agentes policiales de tráfico que pretendieran impedir la circulación de turismos y camiones, explicando (además, en varios idiomas) a los conductores la existencia de tal prohibición/restricción circulatoria y señalizando lugares de estacionamiento temporal” y añaden que “no sólo resulta una situación caótica para la comprobación en carretera, sino que, para la gestión de las flotas de las empresas de transporte, resulta difícilmente aplicable, por lo que podrían darse muchos incumplimientos involuntarios”.

Junto a ello, recuerdan que “los camiones son conducidos por personas; que éstas no hacen uso de la red viaria por razones turísticas o de ocio; que prestan un servicio público a la sociedad; que lo hacen sujetos a una muy restrictiva normativa que regula sus tiempos de conducción y descanso; que, en el desarrollo de su actividad profesional, están expuestos a sanciones o penalizaciones económicas por incumplimientos de horas de carga y descarga en sus contratos y que, además de todo ello, tienen familia y derecho a su merecido descanso” y apuntan que “se podría dar el caso de que conductores, vecinos de la zona, no pudieran acceder a sus lugares de residencia y ver a sus familias, al estar en tránsito y por lo tanto estar afectados por las restricciones”

Por otro lado aseguran que “la ralentización de la velocidad ocasionada por las caravanas de vehículos (turismos y camiones) en el puerto sería beneficiosa para incrementar la seguridad del tráfico. Todos sabemos que el exceso de velocidad es la principal causa de los accidentes” y advierten que “se estudiará si estas medidas restrictivas son adecuadas a derecho, que entendemos son discriminatorias”.

Por lo demás son conscientes de que “sin duda alguna, la nueva situación agrava de una manera considerable el stress de todos los conductores que circulen por la zona, en tanto que es previsible que se produzca un efecto “embudo”, como consecuencia del que, probablemente, puedan llegar a producirse retrasos en los desplazamientos del orden de los 15-20 minutos” y concluyen que “por tanto, las principales medidas a adoptar para reducir al máximo el riesgo de siniestralidad en carretera son muy simples: respetar las normas de circulación (límites de velocidad, distancia de seguridad, adelantamientos, etc…), adecuar la conducción a la situación, y la presencia policial”.

Finalizan señalando que el Sector del transporte de mercancías por carretera para la economía de la Comunidad Foral de Navarra supone el 4,4% del Valor Añadido Bruto, pero tiene escaso reconocimiento de su papel por parte de las Administraciones y de la sociedad (en términos generales). Además, engloba a 9.046 trabajadores por cuenta ajena y 3.467 autónomos, con unas importantes aportaciones a las arcas de la administración a través de gravámenes, peajes, impuestos en combustible, seguridad social, etc.

Casa Ostiz

Recibe las noticias más importantes por whatsapp