Impulsan una “comunidad cuidadora” piloto en la Sakana para reducir los riesgos de soledad no deseada en personas mayores

El vicepresidente Taberna y la consejera Maeztu presentan el proyecto Teknoadineko Landalab, puesto en marcha en colaboración con mancomunidades y ayuntamientos de la zona

El Gobierno de Navarra impulsa una “comunidad cuidadora” piloto en la Sakana para reducir los riesgos de soledad no deseada en personas mayores. El proyecto de innovación social Teknoadineko Landalab, puesto en marcha en colaboración con las tres mancomunidades de servicios sociales y los ayuntamientos de la zona, nace con la vocación de reforzar a los Servicios Sociales en áreas rurales, tratando de preservar la permanencia de las personas mayores en sus domicilios el mayor tiempo posible con la debida calidad de vida. Para ello, combina de forma innovadora las estrategias tecnológicas de análisis de datos y georreferenciación, con el impulso de las dinámicas de cuidado comunitario tradicional, conectadas con los Servicios Sociales.

El vicepresidente primero y consejero de Presidencia e Igualdad, Félix Taberna, y la consejera de Derechos Sociales, Economía Social y Empleo, Carmen Maeztu, han visitado hoy la sede de la Mancomunidad de Sakana en Lakuntza para presentar este proyecto, acompañados del director general de Planificación, Coordinación, Innovación y Evaluación de Políticas Públicas, Luis Campos. 

El pilotaje de Teknoadineko Landalab, que se enmarca en el modelo Auzosare de los cuidados y colaboración pública-comunitaria, se está realizando en el valle de Sakana desde abril del 2023, a través de las tres mancomunidades que lo integran: la Mancomunidad de Altsasu / Alsasua, Olazti / Olazagutía y Ziordia, la Mancomunidad de Etxarri-Aranatz y la Mancomunidad de Irurtzun. La previsión es completar la experiencia piloto en octubre del 2024. 

El proyecto lo está desarrollando la entidad Zakan Sozial, cooperativa de iniciativa social navarra, que forma parte del grupo Bogan, junto a las cooperativas de Agintzari, Zabalduz e Hirube. Tras una primera fase de diagnóstico comunitario, este mes de abril está previsto desplegar un Sistema Integral de Información (SII) que facilite el análisis de la población mayor que la integran y que está dispuesta a participar en el proyecto de manera voluntaria. 

Cabe destacar que este proyecto, subvencionado por el Ejecutivo foral y financiado por la Unión Europea – Next Generation EU, nace de la convocatoria de subvenciones a entidades del Tercer Sector en Navarra para proyectos de Innovación Social en el ámbito rural publicada en junio de 2022,  en la actualidad gestionada por la Dirección General de Planificación, Coordinación, Innovación y Evaluación de Políticas Pública del Departamento de Presidencia e Igualdad.

Fase de diagnóstico y sensibilización: convenio de colaboración y equipo motor
Durante la fase de diagnóstico, se han recabado los deseos y necesidades de las personas mayores de la zona que viven solas, consultándoles a las propias personas interesadas y al resto de la ciudadanía. Asimismo, se ha formalizado la relación con las tres mancomunidades implicadas en el proyecto a través de un convenio que regula los criterios de interacción, al que ya se han adherido formalmente 18 de los 21 ayuntamientos de la zona.  

Fruto de ello, se ha constituido un equipo motor en cada una de las mancomunidades, compuesto por la Presidencia de la Mancomunidad, los trabajadores y trabajadoras sociales de referencia en Servicios Sociales y centro de salud y el equipo técnico de Teknoadineko, además de representantes municipales.  

El cometido de este equipo es dar seguimiento y validar las distintas acciones comunitarias, un pilar indispensable para la continuidad y el engranaje del desarrollo de Teknoadineko en el territorio. La periodicidad de los encuentros es mensual.

Durante los últimos meses, se han llevado también a cabo las acciones de sensibilización, captación y capacitación de personas referentes del territorio: vecinos y vecinas con liderazgos naturales, con reconocimiento e implicación, con quienes pronto se iniciarán acciones de formación y activación como agentes colaboradores y colaboradoras del proyecto.

Implantación de un sistema de información
Actualmente, la prioridad es la articulación e instalación del Sistema Integral de Información (SII) en los Servicios Sociales de cada mancomunidad. El SIl es una herramienta ágil, que aporta elementos certeros para la toma de decisión en varias dimensiones. Por un lado, a nivel global, ofrece datos de envejecimiento y sobre-envejecimiento, feminización, personas mayores solas y/o en riesgo de aislamiento social, y por otro, a nivel individual, realiza una preidentificación de personas en riesgo o aislamiento social. 

El SII se nutre de los datos de Servicios Sociales o padrones municipales, entre otros, para lo que se ha trabajado el acceso y tratamiento a ellos, conforme a lo que establecen los marcos normativos en la materia. Se prevé que, a lo largo del mes de abril, se realice la instalación del SIl en las tres mancomunidades, tras lo cual se hará la capacitación a las trabajadoras sociales de las mancomunidades, figuras de referencia para el uso y explotación de esta herramienta.

Tras ello, se realizará el primer cribado, basado en la pre-identificación que realice este sistema de información, que ayudará a definir las personas mayores solas vulnerables o en riesgo de aislamiento social, a quienes el equipo técnico se acercará para conocer, de primera mano, sus circunstancias vitales, valorar la fortaleza de su apoyo social y familiar y ofrecer, en los casos en los que proceda, su incorporación en el proyecto. 

Las personas mayores que accedan, junto a sus familias siempre que sea posible, decidirán qué persona de su entorno puede realizar las labores de apoyo, prestarles especial atención y comunicar, mediante una APP conectada con el SII, cualquier cambio o situación de riesgo observada. 
Implicación vecinal a través de los y las ‘auzozainak’

En caso de que la persona mayor no logre identificar a ningún vecino o vecina colaboradora, el equipo técnico ya tendrá vinculadas a Teknoadineko a personas de la comunidad, tanto profesionales (médicos/as, enfermeros/as, servicio de atención domiciliaria, etc.), como de los servicios y comercios (hostelería, alimentación, farmacia, etc.), como vecinos y vecinas, que puedas realizar las labores de acompañamiento. 

En todos los casos, se recibirá una formación previa, y se acordará el tipo de relación en cuanto a intensidad y frecuencia del contacto, basada en los deseos de la persona mayor.

La implicación comunitaria es clave para el funcionamiento del proyecto, que cuenta con la figura de los y las ‘auzozainak’ (cuidadores y cuidadoras de barrio). Se trata de personas voluntarias en contacto con vecinos o vecinas de edad avanzada que viven solos, que se comprometen a informar a los Servicios Sociales de situaciones  preocupantes o que pueden suponer un riego, siempre en el marco de una relación establecida de manera voluntaria con la persona mayor a la que prestan esta atención.

Puede ser ‘auzozainak’ cualquier persona del pueblo sensible a las necesidades de las personas mayores, desde comerciantes, a personal de salud o vecinos y vecinas. Se comprometen a prestar atención a cambios en la vida cotidiana de la persona mayor que puedan suponer un riesgo para su salud e informar a los servicios sociales a través de una APP de teléfono móvil, teléfono o correo electrónico. Todas las personas ‘auzozainak’ cuentan con el acompañamiento y apoyo de un o una profesional de Teknoadineko. 

Publicidad

Casa Ostiz

Recibe las noticias más importantes por whatsapp

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.