Firman un convenio para reducir en dos tendidos eléctricos de Roncal los riesgos de electrocución y colisión de aves protegidas

La actuación se realizará en 5 kms, con 28 torres y la señalización de 36 vanos

25 de julio de 2019

Medio Ambiente y Endesa han firmando un convenio para reducir en dos tendidos eléctricos de Roncal / Erronkari los riesgos de electrocución y colisión de aves protegidas, especialmente el quebrantahuesos.

Mediante esta colaboración se va a actuar en unos 5 kms de tendido eléctrico con 28 apoyos (torres) y la señalización de 36 vanos (zona de tendido entre torre y torre) con balizas salvapájaros preformadas de 30-35 cm, provistas de cinta luminiscente.

En virtud de este convenio, Endesa se compromete a actuar en las derivaciones a los centros transformadores Roncal 1 y Roncal 2, así como en el tendido de Burgui / Burgi a Vidángoz / Bidankoze, en el que también se actuó el pasado año 2018. Ambos se sitúan en zona de riesgo para el quebrantahuesos (Gypaeatus barbatus), especie en peligro de extinción.

En este sentido, cabe indicar que los tendidos eléctricos presentan dos tipos de riesgos para la avifauna: la electrocución al posarse en las torres, por lo que las actuaciones correctivas se centran en aislar los conductores (cables); y la colisión en vuelo con los conductores, en los que se colocan las balizas salvapájaros.

El texto ha sido suscrito este miércoles por la directora general en funciones de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Eva García Balaguer, y el director general de Endesa en Aragón, Javier Meco. García Balaguer ha indicado que esta actuación “permitirá avanzar en la protección de la avifauna con medidas que demuestran que el riesgo para las aves se puede reducir”.

La intervención tiene un presupuesto de 90.000 euros, de los que el Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local aporta 34.000 euros, mientra que Endesa contribuye con los 56.000 euros restantes.

Medidas superiores a la normativa estatal

Navarra cuanta con varias líneas eléctricas de alta tensión construidas antes de 1991 que suponen un alto riesgo de accidentes para la avifauna por sus características técnicas, que se ve agravado por hallarse en zonas de campeo de especies en peligro de extinción, como el quebrantahuesos.

Teniendo en cuenta que se trata de aves en peligro de extinción de gran envergadura, las medidas convenidas con Endesa para la corrección de los tendidos son muy superiores a las establecidas tanto en la normativa autonómica como estatal.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.