El Parlamento aprueba por unanimidad la ley que regula las actividades con incidencia ambiental

La norma actualiza “una ley obsoleta del año 2005” e incorpora una reordenación administrativa “más eficaz”

El pleno del Parlamento de Navarra ha aprobado este jueves por unanimidad el proyecto de ley foral regulador de las actividades con incidencia ambiental, una norma que “actualiza una ley obsoleta del año 2005” e “incorpora una reordenación administrativa más eficaz para una mejor prestación del servicio público”, ha destacado la consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Itziar Gómez.

En concreto, la normativa impulsada por el Gobierno foral tiene por objeto actualizar la ley foral 4/2005 al nuevo marco jurídico europeo y estatal, a fin de “adecuar el nivel de exigencia en lo relativo a la protección de las personas y el planeta, también en lo que atañe a los posibles impactos de las nuevas actividades económicas”.

Así, se reconfigura el sistema de autorizaciones ambientales para “agilizar y facilitar” su tramitación, asegurar la “mejor conservación posible” a partir de principios como “reparación o corrección de impactos” y el fomento de la economía circular.

La consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente ha expresado su agradecimiento al personal técnico del departamento por su “inmenso e intenso trabajo” para la elaboración de esta ley, así como a todos los grupos parlamentarios por “enriquecer el texto” en el proceso de enmiendas.

“Ello hace posible que podamos aprobar el dictamen de una ley muy relevante porque actualiza una ley obsoleta del año 2005, simplifica y agiliza los procedimientos y establece mecanismos eficaces de inspección ambiental a fin de controlar su adecuación a la legalidad”, ha resaltado Gómez.

En definitiva, ha agregado la consejera, “una ley que manteniendo los niveles de exigencia medioambiental previamente existente en nuestro ordenamiento jurídico, incorpora una reordenación administrativa más eficaz para una mejor prestación del servicio público”.

Por su parte, la parlamentaria de Navarra Suma Elena Llorente ha destacado que “no hay que elegir entre el desarrollo económico y la transición energética, sino utilizar la economía como una palanca para realizar una transición energética que sea sostenible en el tiempo”. Y ha defendido, en este sentido, que esta ley “necesitaba una urgente modificación y actualización”.

Según ha expuesto, esta norma “tiene un cometido fundamental” y ha esperado que con ella “se corrijan situaciones y la administración sea intachable en el cumplimiento de todos y cada uno de los pasos legales marcados”.

LOS GRUPOS VALORAN EL CONSENSO

En representación del PSN, Virginia Magdaleno ha puesto en valor que todos los grupos apoyen esta ley y ha destacado que “en una situación tan complicada” como la actual por el Covid “hay que aunar fuerzas, aportar, unirnos entre todos”. Por ello, ha agradecido a NA+ y EH Bildu su voto a favor.

A su juicio, “la aprobación de esta ley es una noticia muy positiva”, ya que “es un elemento clave” y “es lo que aplicamos todo los días para el tejido industrial, económico y los autónomos”. “Es lo que aplicamos para que en ese desarrollo económico no haya una incidencia ambiental que destruya nuestra naturaleza”, ha remarcado.

Desde Geroa Bai, Pablo Azcona ha dado la enhorabuena a los grupos parlamentarios por “haber llegado a este punto de consenso” y también al departamento dirigido por Itziar Gómez por “haber trabajando intensamente en esta ley”.

“Estamos satisfechos por el trabajo realizado y por la unanimidad, con este consenso parlamentario terminamos con un recorrido iniciado en la legislatura anterior”, ha expuesto Azcona, quien ha defendido en materia medioambiental “debemos ser pioneros y ambiciosos”.

El parlamentario de EH Bildu Adolfo Araiz también ha agradecido “el trabajo que se ha realizado para que lleguemos a la aprobación por unanimidad de este proyecto de ley del día a día”. “Se necesitaba un marco jurídico más claro, que diera respuesta a diferentes cuestiones”, ha agregado.

Ha valorado que se eliminen “cargas administrativas” y se “simplifique y modernicen los procedimientos”, pero ha subrayado que “esto no debe significar ni mucho menos que haya que relajar los controles a posteriori”.

La parlamentaria de Podemos Ainhoa Aznárez, por su parte, ha puesto en valor que esta ley, junto la ley de cambio climático y transición energética que se trabajará en el Parlamento en las próximas semanas, “marcarán una senda que dirige y conduce a un horizonte verde” y ha afirmado que ambas normas son “importantes”.

En esta línea, ha destacado que “era necesario reconfigurar el sistema para hacerlo más ágil y para facilitar los procedimientos” y ha remarcado que “está en nuestras manos prevenir y reducir la contaminación y el impacto ambiental”.

Finalmente, Marisa de Simón, de Izquierda-Ezkerra, ha afirmado que con esta ley lo que se regula, “aunque no suficientemente porque no tenemos todas las competencias”, es “el derecho que tenemos las personas a tener un medio ambiente saludable y el deber que tenemos de respetarlo en nuestras actividades bien sean públicas o privadas”.

“Con esta ley vamos a contribuir a limitar los daños al medio ambiente”, ha resaltado De Simón, para quien aunque la nueva norma “no es suficiente”, supone “un paso importante”.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.