El colegio público de Betelu, ejemplo de éxito en la gestión de residuos

Su alumnado transforma cada curso 1.650 kilos de residuos orgánicos en compost para abonar el huerto del centro escolar

Los alumnos del colegio público Araxes Ikas Komunitatea de Betelu consiguen transformar cada año más de 1.650 kilos de materia orgánica en compost, que emplean posteriormente en el huerto ecológico que están reconstruyendo en el propio centro y que, a su vez, permite abastecer en parte al comedor escolar con verduras y hortalizas cultivadas por los propios estudiantes.

De esta manera, el colegio “cierra el ciclo perfecto de la economía circular y promueve entre toda la comunidad educativa hábitos en favor de la prevención de residuos”.

En el marco de la Semana Europea de la Prevención de Residuos, el director general de Administración Local y Despoblación, Jesús Mª Rodríguez, ha visitado este miércoles el centro educativo para conocer de primera mano este caso de éxito en la gestión de residuos.

En la visita guiada han participado también la directora del centro, Lurdes Muñoa; el alcalde de Betelu, Mikel Recalde; el presidente y el técnico de residuos de la Mancomunidad de Alto Araxes, José María Amundarain y Joseba Sánchez, respectivamente; y el gerente de la sociedad pública NILSA, Fernando Mendoza.

Los propios estudiantes han relatado su experiencia, que comenzó en el curso 2017-2018 con la puesta en marcha de la asignatura optativa ‘Escuela Sostenible-Ikastetxe sostengarria’, dirigida a alumnado de 1º y 2º de la ESO, con el objetivo de desarrollar un plan integral de gestión de residuos que aplica toda la comunidad educativa.

Los estudiantes, acompañados del profesor de la asignatura, Mikel Sarasola, la cocinera del comedor, Bixenta Egia, y la responsable de limpieza, Venus Campos, han explicado las acciones que promueven entre todas las personas que forman el colegio para separar y recoger todas las fracciones de residuos: papel, plástico, envases, materia orgánica, resto, etc.

Respecto a los residuos orgánicos, han creado su propio sistema de tratamiento completo. Se transportan los restos orgánicos diariamente a la instalación de compostaje con las que cuenta el centro, se efectúa el proceso de compostaje con la colaboración de un técnico de la Mancomunidad de Alto Araxes y, finalmente, se dedica el compost generado al huerto ecológico y al invernadero que los propios alumnos gestionan.

LOS ENVOLTORIOS SE REDUCEN UN 76%

Asimismo, para reducir los residuos se han desarrollado acciones como el denominado ‘Almuerzo limpio-Hamaiketako garbia’ mediante el reparto de envases específicos para transportar los alimentos.

Esta iniciativa ha permitido reducir en un 76% el uso de papel de aluminio y un 74% el papel de film, según las recogidas efectuadas por el propio alumnado durante la implantación de este sistema.

Además, se han sustituido los vasos, platos y envases de plástico de la sala de profesores y de los eventos escolares por materiales reutilizables y reciclables, y se ha aprovechado el uso de recursos digitales, como los ordenadores portátiles Chromebooks, para disminuir el uso de papel.

En el caso de los libros de texto, se impulsa su reutilización a través del sistema de préstamo del Departamento de Educación, de forma que los mismos libros se emplean en varios cursos escolares y se estimula también el cuidado de los materiales y elementos públicos.

El colegio también impulsa la entrega de prendas en desuso a estudiantes de cursos inferiores que pueden volver a utilizarlas.

Asimismo, otros objetos como los botes de yogur se recuperan y se dedican a plantación de semillas para la huerta y los folios de papel se reutilizan por ambas caras.

Por su parte, los alumnas de último curso trabajan en la sensibilización del resto de compañeros, por ejemplo, a través de presentaciones para concienciar respecto a la huella que causa en el medio ambiente cada producto que utilizamos.

REDUCIR EL IMPACTO AMBIENTAL

Los estudiantes de 1º y 2º de la ESO se encargan de elaborar y desarrollar el proyecto anual de gestión de residuos, aunque la ejecución se realiza con la participación de todas las personas vinculadas al colegio: alumnos y alumnas de cursos inferiores, familias, profesorado, personal de comedor y personal de limpieza.

El objetivo final es reducir el impacto ambiental del funcionamiento del centro para promover un desarrollo sostenible.

En los cuatro años de recorrido de la asignatura ‘Escuela Sostenible- Ikastetxe sostengarria’, se ha constatado que los hábitos de reciclaje y reducción de residuos introducidos en el centro escolar tienen su reflejo en el hogar y en los 9 municipios que atiende el colegio Araxes: Arribe, Atallu, Azkarate, Betelu, Errazkin, Gaintza, Intza, Lezaeta y Uztegi.

El centro cuenta en el curso actual con 105 estudiantes, incluyendo Educación Infantil, Primaria y el primer ciclo de la ESO, y un total de 18 docentes.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.