Editan un vídeo para fomentar la colaboración entre los trabajadores y empresas en la gestión de los riesgos laborales

La campaña se centrará en una imagen que destaca la importancia de que la actividad preventiva sea un ciclo continuo

El Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN) ha elaborado un video de 2 minutos de duración, en euskera y castellano, con el objetivo de sintetizar la complejidad normativa de la gestión de los riesgos laborales. La iniciativa destaca la necesidad de una estrategia continua de la actividad preventiva, y pretende fomentar la participación y el acuerdo entre empresa y plantilla, así como poner en valor las fases de identificación y de eliminación de peligros.

Enmarcada en el Plan de Acción de Salud Laboral 2017-2020, en su Programa de Mejora de Gestión de los Riesgos, la campaña está centrada en una imagen que muestra los pasos a seguir en la gestión de riesgos laborales. Una actividad que, según recuerda el ISPLN, requiere de una estrategia de ciclo de mejora continua propuesta por diversos organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), o la Agencia Europea por la Seguridad y Salud en el Trabajo (OSHA-EU) entre otros, y recogida, además, en la norma ISO 450001 en 2018.

La campaña incluye la impresión y difusión de 4.000 carteles tamaño A2 explicando los pasos a seguir y de 4.000 calendarios de mesa distribuidos a 3.200 empresas de más de 10 trabajadores de Navarra, así como a servicios de prevención, sindicatos, empresariado, y centros de Formación Profesional, entre otros. Además, se están elaborando, también, herramientas informáticas específicas para riesgos ergonómicos, higiénicos (físicos, químicos y biológicos), de seguridad y riesgos psicosociales.

La importancia de identificar y eliminar peligros

La imagen de la campaña recoge los distintos pasos a dar dentro del ciclo continuo de la gestión de los riesgos laborales: 1) Identificación de peligros; 2) Eliminación de peligros; 3) Evaluación de riesgos; 4) Priorización de riesgos; 5) Programación preventiva; 6) Ejecución de medidas; y 7) Estudio de eficacia de las medidas llevadas a cabo.

Se destaca la importancia de los dos primeros pasos (identificación de peligros y eliminación de peligros), para lo que, tal y como señala el ISPLN, se requiere únicamente saber detectar los peligros mediante la lectura de la documentación existente sobre los lugares, instalaciones, equipos de trabajo y agentes químicos que se utilicen; el conocimiento de las tareas que se desarrollan en la empresa; la observación de la realización del trabajo; la consulta a las y los trabajadores y/o sus representantes; y la consideración de los datos disponibles sobre daños ocurridos en el pasado o detectados en la vigilancia de la salud. “La aplicación de estos dos primeros pasos”, destaca, “favorece la integración de toda la escala jerárquica de la empresa en el esfuerzo preventivo”.

En este sentido, el ISPLN incide en la importancia de la comunicación y asegura que la notificación de cualquier situación de riesgo por parte de las y los trabajadores y mandos intermedios -con propuestas de medidas correctoras-, y su conocimiento por parte de la dirección, reducirían sustancial y rápidamente los datos de siniestralidad laboral.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.